miércoles, 11 de marzo de 2009

Alicia en el país de las Maravillas







El cuento del matemático, sacerdote anglicano y escritor británico Charles Lutwidge Dodgson bajo el pseudónimo de Lewis Carroll, está lleno de alusiones satíricas a los amigos del autor, la educación inglesa y temas políticos de la época.
El país de las maravillas que se describe en la historia está creado a través de juegos con la lógica, de una forma tan especial, que la obra ha llegado a tener popularidad en los más variados ambientes, desde niños a matemáticos.
Sólo se conservan 23 copias de la primera edición de 1865, 17 de las cuales pertenecen a distintas bibliotecas. En 1998, se subastó uno de los ejemplares que quedaban en manos privadas por la suma de 1,5 millones de dólares, convirtiéndose así en el libro para niños más caro hasta ese momento.

La escena que representa el pasaje del "té con el sombrerero loco" se aloja en un reloj (al que he eliminado la maquinaria) como referencia al "conejo blanco" obsesionado con la hora. No es una idea original mía sino inspirada en un tabajo de una miniaturista mexicana de la que no recuerdo el nombre, aunque la realización nada tiene que ver con aquella.

2 comentarios:

PAKY dijo...

¡¡Qué escena más original, está chulísima!! Como todo lo que haces... besos (se me están poniendo los dientes largos, estoy deseando que vengáis ya a Cádiz...)

Abadesa dijo...

Haces unas coas maravillosas. Desde hace mucho que me me quedo con la boca abierta cada vez que veo una cosas tuya. Ahora que tengo blog te enlazo poruqe no quiero perderme nada. Un saludo