miércoles, 2 de junio de 2010

MIRABAL BOOK SHOP












¿Cuál es el colmo de un miniaturista? Que a su hijo le encarguen como trabajo escolar de fin de curso realizar una escena a escala. Pues esto es lo que nos ha ocurrido.

Para celebrar la jornada de puertas abiertas, la tutora de inglés les ha puesto como labor a sus alumnos (de 7 y 8 años) realizar una "ciudad en miniatura". Cada uno ha tenido que elegir un edificio o comercio típico y reproducirlo con su medios ayudado por sus padres. Mi pequeño, muy avispado él, ha optado por hacer una librería.

Y para el poco tiempo del que hemos dispuesto (3 días), los materiales que hemos usado (cajas de medicamentos, cartón pluma, recortes de revistas...), ha quedado bastante bien. Representa una librería infantil escolar y, como es para la jornada de inglés, los letreros están en ese idioma; tiene los colores corporativos del colegio y se llama como éste: Mirabal.

Lo mejor de esta escena ha sido trabajar junto a mi hijo, darme cuenta de lo mucho que sabe sobre miniaturas (a fuerza de verme... ha aprendido más de lo que creía) y las buenas ideas que tiene sobre reciclaje.

Una vez que decidimos cómo hacerla y qué elementos debía llevar, buscamos una caja de cartón consistente para alojarla y realizamos la fachada con cartón pluma y un acetato para el escaparate. Realicé unas guías para que la fachada se pueda subir y acceder al interior.
Él se ha encargado de recortar todo el papel impreso para los libritos, las paredes, las baldosas del suelo; ha teñido con rotulador las tablitas de los zócalos, marcos, puertas... Ha buscado elementos decorativos entre sus Playmobil para ambientar; ha extendido la arcilla de la fachada (con mi ayuda); se ha ocupado de marcar las yagas verticales de los ladrillos y ha pegado todo.

El mostrador es en realidad una caja de Dalsy pintada con spray; la estantería, la tapa de un estuche de perfumes, con estantes de cartón pluma rematados con una tira de madera; la caja registradora es una caja de plástico con pasta Das y recortes de una revista para los botones y la pantalla; los libros más gruesos son lomos de revistas cortados con cuter (esto lo hice yo); y las lámparas están hechas con dos carcasas de los "Burguitos de Arias", un abalorio y una chincheta. La puerta de entrada la realizamos con la parte superior e inferior de una caja de plástico que contenía abalorios; el reloj, con un tapón de una botella de agua, un recorte de un anuncio y dos tiritas de plástico...

Los cuentos, libritos y revistas que se ven en el banco exterior son reducciones de los que han tenido este año en clase. ¡Ya ha aprendido incluso a escanear originales!

El resultado es más que aceptable. Él está orgulloso... ¡y yo más! Durante el fin de semana y dos tardes después de clase, no hemos hecho otra cosa, pero sólo por ver la reacción entusiasta de los niños de su clase cuando ha llegado esta mañana con su librería en brazos y su carita de satisfacción, merece la pena el maratón miniaturista que nos hemos dado.

11 comentarios:

Eva - tatalamaru dijo...

Os ha quedado una super escena, fantástica, felicidades a los dos, sobre todo a tu hijo,por que a su edad ya apunta maneras y vaya maneras, las del reciclaje.....por que lo explicas, que sino , nadie diría que ahí debajo se esconden cajas de perfume y de medicamentos.
Madre mía, que trabajo tan maravilloso ha quedado y sólo en tres días, ni me imagino lo que es capaz de hacer tu hijo si le dan un mes, jajaja.....Besos

PAKY dijo...

Está muy muy bonita y muy completa, y es que de casta le viene al galgo, un estupendo aprendiz que tienes en casa Susana, y hecho tan rápido!!! Felicítale.... besos

contar dijo...

Y tu te llevas la satisfacción de trabajar con tu hijo, yo lo experimento alguna vez y aparte de lo que salga, lo de implicar a la familia en esta afición es muy bueno.
un abrazo

Elena dijo...

Le ha quedado fenomenal, se ve que lo lleva en los genes! Tienes que estar super orgullosa del peke!
Un beso.

Jesus Nuñez dijo...

Muchas felicidades para los dos, mas para Rodrigo (70-30).
La escena me parece fantastica, me gusta mucho, mucho, mucho; pues los materiales de reciclar, al final dan cultura.

Besos.

Jesús

Yolanda dijo...

La escena esta preciosa y con mil detalles me ha gustado mucho enhorabuena a los dos, besos. Yolanda.

Silvia dijo...

¡¡Fantástica escena!! Entiendo lo contentos que estaréis los dos con este trabajazo. Enhorabuena a los dos. En el colegio se habrán quedado alucinados al ver esta librería tan bonita. Susana, ya tienes sucesor

May dijo...

Muchisimas felicidades a Rodrigo. ¡Mil aplausos!¡¡BRAVO, BRAVO!!
De tal palo, tal astilla.
Os ha quedado fenomenal y con un monton de detalles.
Hay que ver la imaginación para tanto reciclaje.
Susana, vas a tener que ponerte las pilas, porque tu hijo te quita el titulo de miniaturista.
Mil besitos para los dos. May

PAKY dijo...

A mi también me dio muchísima alegría verte de nuevo, disfruté mucho viendo las nuevas obras de la literatura, entre ellas tu drácula... yo disfruté muchísimo en compañía de todos vosotros y como siempre, se me hizo cortísimo.... besos y espero volver a vernos pronto, en otra feria, en tu exposición de minilibros, quién sabe... un besazo
PD: si un día puedes, buscate un hueco y visita la casa de Paco...

No soy Job dijo...

Está claro que tu niño tiene a quien parecerse y es normal que estes muy orgullosa de él. La escena es fantástica y más teniendo en cuenta el poco tiempo que ha tenido para hacerla. Enhorabuena.

Sofía dijo...

Susana, tienes otro artista en casa!!
Que agradable trabajar con tu hijo, lo habreís pasado estupendamente, es fantastico el resultado en tan poco tiempo. Me imagino la cara de alegria que llevaria cuando entro en el colegio, pero la tuya debia tampoco se quedaria atras.
Muchas felicidades a tu hijo y a ti, os ha quedado estupenda.